Mecánica

Por Miguel Ortiz 

Coordinador del Área de Mecánica Automotriz de la Fundación INFOCAL-SCZ.

CAMBIA LAS BUJÍAS Y CABLES
Los cables de bujías  recorren el camino que va desde el distribuidor hacia las bujías para conducir la electricidad, éstos generan una chispa que llega a encender la mezcla de aire y  la gasolina en la cámara de combustión. El tema es que si los cables tienen un aspecto viejo, es posible que el auto no encienda o, en muchos casos, el motor  funcione  fallando.
Así que, al cambiar las bujías y los cables gastados estarás permitiendo que la electricidad se traslade sin ningún problema.
Las bujías se deben cambiar cada 10.000 km para evitar problema en el encendido de su motor. Y tener en cuenta el grado térmico de las bujías.


NO ACELERES Y TE DETENGAS
Es cierto que los motores fueron hechos para correr, pero éstos tienen un funcionamiento mucho más adecuado cuando trabajan de manera constante. No es bueno tener constantes paradas y arranques, ya que el motor se desgasta y, en un mediano plazo, haces que pierda su adecuado funcionamiento.
Lo correcto sería tratar de mantener la velocidad constante para evitar ese desgaste pero también podrás ser beneficiado en un mejor rendimiento de tu gasolina.


REEMPLAZAR EL FILTRO DEL COMBUSTIBLE
El filtro de gasolina es un componente esencial ya muchas veces se llena de partículas o incluso ciertas impurezas que afectan a  los inyectores y producen fallas al motor. 


TRATA DE DAR EL SEGUIMIENTO A LAS LUCES DEL TABLERO INTERIOR
La mayoría de nosotros solo vemos a las luces de nuestro tablero como algo normal  de nuestro vehículo, pero más allá de eso, es sumamente importante que sepamos qué es lo que significa cada señal. Por ejemplo, si aparece la luz check engine, la de batería, presión de aceite o temperatura del motor. Si se prende cualquiera de estas luces, será mejor que de inmediato lleves tu auto donde tu mecánico, así le estarás haciendo un favor a tu motor.


TOMA EN CUENTA LAS BANDAS (CORREAS AUXILIARES) DEL MOTOR
Este paso está relacionado con el tipo de motor que se tenga, es decir, según el número de correas que éste utilice. Las correas se encargan de las partes vitales del motor, pero en cada vehículo esto puede ser diferente.
Por ejemplo, la función puede variar, ya que las correas podrían estar actuando como un sistema de enfriamiento, al alternador o inclusive aire acondicionado.
Lo importante aquí no es saber para qué sirve cada una de ellas, sino más bien, percatarse si tienen un aspecto sano, sin desgastes que se presenten como grietas. De ser así el caso y no cambiarlas en el momento adecuado, éstas podrían romperse y causar un daño severo al motor. El chillido es muy frecuente cuando está a punto de sufrir su mayor desgaste.